Rigomagno La colina de los olivos


No es simple explicar con palabras la belleza de un lugar alejado del tiempo…… Podriamos decir ……………..
que Rigomagno es un pueblo de la Toscana de rara belleza sumergido entre olivos y parajes encantadores, colocado en lo alto de una colina de cal y piedra serena a unos 400 mt de altura…… que està rodeado por antigua muralla que parece ser de origen romana………..
que sus orìgenes se perdieron hace mucho tiempo y que su importancia històrica fue documentada por algunas escrituras que hablaban de Rigomagno como de un baluarte en defensa de los lindes de la Republica de Siena durante las èpicas luchas entre florentinos y seneses………….
Pero en realidad no hay palabras para expresar la belleza de esta pequeña joya situada en una estupenda posiciòn panoràmica, que mantiene aùn intacta la antigua forma de poblado de la Edad Media toscano, alejado de los comunes recorridos turìsticos y del desorden de la ajetreada vida moderna: Rigomagno es un pequeño poblado donde se ha prestado atenciòn a todo tipo de detalle donde aùn hoy se puede disfrutar de una autèntica "toscanidad" gracias a los colores de sus calles, al sonido de las aguas en los antiguos lavaderos de la aldea, al sabor de su aceite tan conocido y del que le viene el nombre de Rigomagno como "la Colina de los Olivos" o del "ciambellino", un antiguo dulce que aùn hoy las mujeres del pueblo hacen de manera artesanal y que se transmiten de generaciòn en generaciòn y que se celebra durante la Fiesta popular del Ciambellino.
Cierto es, y lo nota incluso el visitante màs distraido, que en esta pequeña aldea todo tiene armonìa y el silencio es un valor que se respeta: la gente no viene a este lugar para "gritar" sino para escuchar los consejos de la gente del lugar, el ruido del viento entre los àrboles en las lomas, el canto de los pàjaros…………….. y los antiguos sonidos que se han perdido ………. como por ejemplo el toque de las campanas que marcan el pasar de las horas.
La Paterna di RigomagnoEn este pequeño poblado que fue del todo recostruido por la Repùblica de Siena en 1284 hallamos una pequeña estancia que se llama La Paterna di Rigomagno que hoy es una residencia de charme, refinada e informal que està situada sobre una base de roca y que se desarrolla sobre tres niveles. Las paredes de la planta baja son de piedra serena y arenaria y los suelos estàn embaldosados con un tipo de travertino al natural muy antiguo tìpico de Rapolano y que fue hallado durante las obras en las cuadras y que hemos dejado voluntariamente a la vista para atestiguar la obra de los artesanos del pasado; los techos sinembargo son con vigas de madera de castaño y de roble a la vista y travesias de ladrillos autènticos que tambièn se encontraron en la misma casa; las paredes de la segunda y tercera planta estàn pintadas con cal biològica del color amarillo de Siena sobre la cual de vez en cuando destacan los ladrillos de forma irregular y otras piedras originarias de la misma casa que se han querido dejar a la vista; para los techos han sido empleadas las antiguas vigas de roble y castaño y las travesias de ladrillo, todo ello se halla en completa armonìa con las acojedoras duelas de madera de encina que se han rascado y a las que se ha sacado brillo de manera tradicional para luego colocarlas a la manera toscana. Para amueblar el interior se han armonizado con gusto los muebles artesanales de la "arte povera" toscana.
La chimenea que se halla en la segunda planta es una verdadera obra de arte en ladrillo, piedra serena y arenaria . Todas las puertas y ventanas son de madera de roble natural hechas a mano por los mejores artesanos toscanos una por una y el portal de la entrada es el suyo autèntico de la casa restaurado.
La Paterna di Rigomagno, aunque estè situada dentro del pueblo, se asoma sobre un estupendo panorama de paisajes toscanos y atravès de sus ventanas la luz del sol alumbra naturalmente la zona relax.

Il colle degli ulivi